Olvídate de hacer una lista con propósitos para este año

Una semana después de incorporarnos de nuevo a la vorágine profesional te invito a hacer una breve parada para contestar a una pregunta: ¿tienes una lista de propósitos para este nuevo año?

Quien más y quien menos dedicamos algo de tiempo entre el año que termina y el nuevo año que comienza para hacer un mínimo balance de nuestra vida y querer cambiar o mejorar algún aspecto con el que no estamos del todo conforme. La semana pasada hicimos un ejercicio muy efectivo para “limpiar” de negatividad las experiencias más críticas de nuestro pasado, lo cual nos dejaba de un excelente ánimo para afrontar los acontecimientos que están por llegar.

Os invito ahora a dedicar otros 10 minutos para establecer unos propósitos claros y alcanzables para este año. ¿Y cómo lo vamos a hacer? Más sencillo imposible: vamos a escribir un listado con una sola cosa que queremos conseguir este año. Pensad en algo que queráis incorporar a vuestra vida, o que queráis mejorar, intensificar, etc., y escribid en un papel lo primero que os venga a la cabeza.

Muy posiblemente la idea que hayáis expresado representa aquello que más os interesa lograr este año. Tal vez os sorprenda o tal vez no, pero en cualquier caso debiera será el primer proyecto a planear. Justo debajo podéis transcribirla en forma de objetivo, comenzando con un verbo infinitivo que nos impulse a la acción. Por ejemplo, si hemos escrito en plan apasionado: “quiero a ir al gimnasio de una maldita vez”, debajo podemos transformarlo en una tarea medible: “ir al gimnasio tres veces por semana”.

De esta forma, hemos elegido un deseo prioritario y lo hemos convertido en un propósito firme. ¿Qué hacemos ahora? Simplemente, cumplirlo. ¿Para qué vamos a extendernos en elaboraciones de listas de 10 propósitos que son bastante poco factibles de abarcar? Y no porque sean muchos, sino porque ¡no somos capaces de cambiar diez cosas a la vez! Si sólo nos dedicáramos a ello, tendríamos una posibilidad. Pero en nuestras vidas ya construidas, llenas de tareas y obligaciones… por favor, seamos realistas. No intentemos abarcar de golpe todo lo que no hemos podido conseguir en años.

Y para asegurar su cumplimiento, vamos a encajar ese propósito firme, alcanzable y medible en nuestra agenda. No nos vale dejarlo como tarea. Si queremos cumplirlo de verdad tendremos que asignarle un espacio de tiempo en nuestra agenda. Con este gesto, en primer lugar, estamos proveyendo de tiempo a la tarea que queremos realizar, y, en segundo lugar, si llegado ese momento no lo realizamos, nos veremos en la obligación de moverlo a otro momento concreto (porque eliminarlo así sin más nos resulta muy costoso emocionalmente).

Ya lo tenemos. Hemos incluido en nuestra actividad diaria una nueva tarea que nos ayudará a conseguir nuestro nuevo propósito.  Y cuando hayamos conseguido éste, nos enfocamos en el siguiente. Esto no quiere decir que obligatoriamente tengamos que conseguir una sola cosa cada año. Si en un mes somos capaces de incorporar un nuevo hábito, podemos dedicar el mes siguiente a integrar otro, y así sucesivamente conseguir realizar diez propósitos nuevos en un año. Como me suele decir un gran amigo mío: “¿Cómo te comerías un elefante? Muy fácil: a trocitos.”

Y si a alguien le resulta demasiado fácil ir de uno en uno, porque está habituado a manejar potentes procesos de desarrollo personal, le recomendaría agendar hasta tres proposiciones, idealmente pertenecientes a distintas áreas de nuestra vida, así será más fácil enfocarnos en uno cada vez. Más allá de tres, a mí particularmente me resultan poco abarcables. Tres es un número mágico, un equilibrio perfecto.

¿Te pareció útil este post? Si es así, compártelo por favor, para que le pueda servir a más gente. Y mucho éxito con los nuevos propósitos para este año.

Te invito a conectarnos en redes sociales: linkedin, twitter o facebook

 

Por Mónica García Bustamante

Business Strategy, Marketing & Sales expert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 8 =