Transforma una crisis en una oportunidad en 10 minutos

¿Eres de los que se paran a analizar una experiencia difícil cuando consigues superarla? Y un paso más allá, ¿sueles obtener tan excelentes aprendizajes como para llegar hasta agradecer cada crisis? Si éste es tu caso, por favor conectemos en redes sociales, LinkedInTwitter ó Facebook, porque siempre resulta muy estimulante conocer a personas positivas capaces de alegrarse ellos mismos el día, por muy negro que haya salido.

Y si no, te invito a que te dediques un momento para salir fortalecido de cualquier momento difícil que hayas vivido recientemente. Te aviso, ésto no es un artículo, sino un “minitaller”, algo así como una especie de “taller exprés” de 10 minutos. Artículos hay muchos, y estoy segura de que mucho más científicos que los míos. Por eso, este post no busca ser leído, sino promover la participación y la acción.

Venga, anímate, que estamos en un momento propicio para hacer este tipo de cosas: comienzo de año, análisis, balances, propósitos para el año nuevo… ¡Ya verás qué bien te sientes después!

¿Ya estás listo? Pues vamos a tomar un ejemplo de una situación difícil, profesional o personal, nos vale cualquier experiencia que tenga un alto grado de dificultad, es decir, que haya sido verdaderamente extrema. ¿Ya la tienes? Si estás solo cierra los ojos, recuerda esa situación y comienza a verbalizar todo lo que se te pase por la mente (si estás acompañado, tal vez te resulte más cómodo escribir todo lo que sientas en un papel, para no asustar al de enfrente). Concéntrate bien, y sigue sintiendo. Seguramente te salgan muchas más cosas según te vas “calentando”. Ánimo, sin miedo, que no te escucha nadie. Continúa… Sigue… Más. ¡Todo!

Intuyo que lo que ha salido no es muy agradable, tal vez no del todo positivo… ¡Pero qué a gusto nos hemos quedado! (importante: si no hemos conseguido una sensación de alivio es posible que nos hayamos dejado alguna cosa sin decir, así que volvemos a expulsar todo lo que se haya quedado dentro).

Ahora sí. Ya hemos expresado todo nuestro malestar. Depurativo es, pero me temo que no del todo curativo. Vamos ahora a dar la vuelta a todas esas ideas y sensaciones negativas que nos provoca ese episodio de nuestra vida para transformarlas en claves de conocimiento que nos pueden ser muy útiles ahora y en el futuro. ¿Cómo? Muy sencillo. Anotamos primero las 3 o 4 ideas principales que hayan aflorado en el ejercicio anterior, y justo a su derecha vamos a reescribirlas enfocándonos en un posible aprendizaje que podamos sacar de cada una de ellas.

Por poner un ejemplo, pensemos en esta frase: “ya no ingreso lo mismo que antes de la crisis“, que podría ser mucho peor, algo así como: “ya no ingresaré nunca más lo mismo que ingresaba antes“. ¡Mucho cuidado con las proyecciones sobre nuestro futuro! Salvo que sean positivas. El futuro no existe más que en nuestra mente, y es ella la principal encargada de construirlo. Más nos vale entonces tenerla dedicada en construir pensamientos positivos, ¡por nuestro propio bien! Volviendo a esta idea, ¿cómo podríamos transformarla en un concepto positivo? Se me ocurre algo como “la crisis nos ha privado de un cierto nivel de comodidad, para despertarnos y prepararnos para el futuro”. ¿Qué se te ocurre a ti? Puedes compartirlo en los comentarios.

Cuando tengas todas las ideas principales reescritas, presta atención a cómo te sientes. ¿Ha cambiado en algo tu percepción hacia ese capítulo de tu vida? Me aventuraría a decir que cuanto más grave sea la situación en cuestión, aprendizajes más profundos se pueden extraer de ella.

Estos pequeños aprendizajes son nuestros “tesoros”. La vida nos enseña muchas veces por medio de situaciones límite, para llevarnos precisamente hasta nuestros límites, e incluso a sobrepasarlos. Y es en esos momentos, donde cruzamos esas líneas invisibles, cuando más aprendemos sobre nosotros mismos y nuestro entorno.

Guarda pues tus crisis como tesoros, y agradece la oportunidad de haber podido experimentarlos… y seguir viviendo para contarlo.

¡Gracias por acompañarme en este pequeño momento de inspiración! Contacta conmigo aquí y sigamos aprendiendo juntos.

 

Por Mónica García Bustamante

Business Strategy, Marketing & Sales Expert
Associate Director at Twice Consulting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =